bio

Soy Joaquín Calzado. Sevillano de nacimiento y residencia. Felizmente casado con una mujer maravillosa con la que he tenido la suerte de tener un hijo increíble, guapo e inteligente. Mi oficio: cartero. Aunque estudié otras cosas de las que finalmente no he vivido: magisterio, desarrollador de aplicaciones informáticas. Trabajé 7 veranos como socorrista y la mayor parte de mi juventud la he pasado en la hostelería, iniciándome en el bar de mi padre y siguiendo en hoteles, cáterin, bautizos, comuniones, celebraciones de fin de año, bares de copa, discotecas, etc.

He sido presidente del club que me vio nacer como deportista federado de ajedrez: el Club de Ajedrez San José, del que guardo muy buenos recuerdos. Conocí a mucha gente y tuve la oportunidad de gestionar una entidad cuyo valor era, en mayor medida, el grupo de personas que había detrás: los socios, los niños de la escuela de ajedrez, los deportistas federados y el resto de ajedrecistas que nos visitaban cada vez que nos enrolábamos en la tarea de hacer torneos, que yo creo que es por lo que me recordarán siempre, por mi pasión competitiva, sobre todo a nivel local.

Actualmente, me veo inmerso en una gran afición por Carcassonne, que provino gracias a un compañero de trabajo, Juanma, muy aficionado a los juegos de mesa y a los juegos de rol. Me mostró el camino de la Boarg Game Arena (el sitio web de juegos de mesa más conocido a nivel mundial) y me introduje en él gracias a uno de esas maravillas que también él me inoculó: Hive. Para, a continuación, convertirme en un tarado de las 72 losetas: el eurogame Carcassonne.

Como vengo del ajedrez, estaba acostumbrado a la bibliografía extensa sobre este juego centenario con orígenes milenarios. Pero mi sorpresa es que no había nada de nada. Y aquí que ando «fabricando» mi propio camino para que se convierta en un sendero que otros seguirán con posterioridad. Espero que os guste. Yo solo aporto mi granito de arena.